ARQUITECTURA 4 2010

Contenidos
Trabajar en los márgenes de la ciudad no solo presupone intervenir en la mejora parcial o total de un área determinada y en su consiguiente optimización, sino también, que permite la posibilidad de afrontar nuevos desafíos, donde los actores ya no responden a un guión predeterminado sino, a un conflicto de intereses que media desde, cuestiones medioambientales hasta contenidos infraestructurales pasando, desde luego, por técnicas específicas arquitectónicas y de despliegue de paisaje, inéditas en los cursos en que habitualmente se imparte arquitectura.

Por tanto, con la determinación de un nuevo ámbito de actuación -Corredor Sur- como escenario para la acción proyectual, surge un nuevo paradigma de enseñanza que a partir de ahora, debe establecer nuevos pactos entre lo natural y lo artificial, articulando aspectos que remiten a una lógica dimensional y propositiva desconocida. Del denso entramado de la ciudad y su construcción formal, se deja paso a un ámbito no-dimensional, a-escalar –me refiero a escalas y dimensiones no reconocibles-, árido, hostil, donde la magnitud del vacío adquiere relevancia proyectual solo a partir de su asimilación y conocimiento. Reconocer pues, áreas de oportunidad y atributos de belleza frente a la dureza contaminante de la tierra baldía (Eliott) parece ser una de las primeras condiciones de proyecto. Sensibilizándose con la capacidad transformadora de las infraestructuras y la asunción de parámetros –lógicos- medioambientales que permita un desarrollo, al menos fiable, de una estrategia de proyecto y de despliegue del paisaje coherente con el escenario de trabajo.

Finalmente, el nuevos escenario permite redefinir la idea de territorio a partir de una concepción mestiza de identificación ya que su constitución también lo será: construcciones híbridas que median entre naturaleza y artificio, entre paisaje y territorio. Utilización de elementos naturales (agua, viento, etc.) intercalados con construcciones de una tecnología que incorpore parámetros sostenibles de climatización, con un alto contenido de concientización, que apuntale una experiencia de conjunto con vistas a una unificación ambiental coherente y expansiva.
Sin familiarizarse con algunos de éstos valores o parámetros, será difícil la empatía con el sitio.

La fotografía certifica y registra la realidad y crea una conciencia de cambio y de asimilación de escenarios y paisajes que permite su posterior reformulación.

Los trabajos de Manolo Laguillo, Gabrielle Basílico, Ana Muller en BCN, París, Milán y Nápoles, respectivamente, permitirán asimilar experiencias análogas en Europa. Asimismo, los trabajos de los objetivistas alemanes, discípulos de los Becher: Struth, Gursky, Ruff, Hofer, etc. apuntalarán ésta primer mirada.

1.- Territorio de usos mixtos:
Confección de un proyecto de 18ha. de un parque que incorpore un centro ecológico destinado a actividades culturales, ocio, turismo y concientización ambiental. Estrategias de apropiación del suelo a través de criterios de coexistencia flexibles. Ámbito hedonista para representación y recreación del cuerpo y de la mente. Ecoparque de actividad cultural, etc.

No hay comentarios.:

.

.

MENSAJE LCJ 2015


El diseño como investigación, define en su propia experiencia, estrategias que anticipan o modifican los procesos proyectuales.
Esta posibilidad de interferir en el pensamiento disciplinar,
es uno de los valores del trabajo universitario,
ya que es en el conjunto de sus resultados desde donde se consolida la evolución del conocimiento disciplinar.

La cátedra LCJ busca, desde estas premisas, consolidar respuestas asociadas a parámetros que exceden la especificidad del programa a resolver.
Estas temáticas de investigación son entonces una forma de provocar, en discusiones grupales de taller, aspectos que involucran entre otros temas, gestión socio-territorial,
identidad cultural, y eficiencia medioambiental.

Es por eso que para el año 2015 hemos decidido tomar, como contexto especifico de trabajo, frentes costeros, para construir, en propuestas de taller, pautas proyectuales asociadas a las propias dinámicas (imaginario colectivo y tecnológico) del lugar. Cada nivel evaluara así, de acuerdo a sus objetivos académicos, formas paradigmáticas de integrar arquitectura y paisaje.